Caída de productividad

Frente a la noticia publicada sobre la caída de la Productividad de la economía chilena por segundo año, con un 0,7% el 2020 por efecto de la pandemia, no podemos más que insistir en la necesidad de soluciones y dejar de lado los diagnósticos, que ya están claros. Primero debemos entender que el problema principal no es la caída de este indicador, sino que el mayor riesgo es no considerar la productividad como una respuesta estratégica nacional, de las organizaciones y empresas para hacer frente a los desafíos que estamos enfrentando.

Luego, necesitamos acelerar la ejecución en las diversas industrias, reconocer las incapacidades, asumir los dolores y aprovechar las experiencias de los equipos. Si bien –por cierto, debe haber habido esfuerzos gigantescos en las pequeñas, medianas y grandes empresas- no se ha operado correctamente. Como dice la Comisión Nacional de Productividad “no somos capaces de retomar un crecimiento razonablemente acelerado que debe estar por sobre el 2%”.

Sin embargo, en nuestra experiencia hemos visto que sí hay capacidad de retomar el crecimiento. Para ello, la mirada debe enfocarse en los procesos de negocios, considerando el sistema y a las personas al mismo tiempo. Escuchando a los actores internos se pueden visualizar procedimientos caducos y optimizar recursos. Se debe gestionar ese riesgo. La experiencia está disponible en nuestro país, ahora hace falta que quienes toman decisiones comiencen a acelerar la ejecución, sin miedo al fracaso, con innovación y diversidad de miradas para mejorar los resultados y contrarrestar, por ejemplo, la caída en ventas por un lado y los aumentos de costos por otro, que han azotado a diversos sectores.

Francisco Ortúzar

Socio de Orca Business Consulting

Texto Original en Radio Cooperativa