Entrevista Perspectivas Económicas

El Gran Desafío Es Aumentar la Productividad un 10%

 en los próximos 10 años Partiendo por un Cambio Cultural

Si bien se conoció recientemente el Informe Anual de Productividad emitido por la Comisión Nacional de Productividad, donde Chile alcanzó el 2021 un incremento de 7,4% y 8,7% en la productividad total de factores, es evidente que existe un estancamiento y hay una gran brecha para capturar valor y lograr así un crecimiento económico sostenido.

Para abordar dónde están los problemas que impiden dar el salto en productividad a nivel de empresas y país, Francisco Ortúzar Cruz, experto en productividad y socio de Orca Business Consulting, conversó con  Nancy Pérez y Pamela Chavez Crooker conductoras del programa Perspectivas Económicas de DBoxRadio.

En la oportunidad el experto planteó que “existen espacios de mejora para aumentar a nivel país un 10% de productividad en los próximos 10 años, para lo que no se requiere una inversión sustantiva, sino un cambio cultural, que parta por revisar los procesos de negocios de manera integral, recogiendo y ejecutando la mirada transversal del mismo capital humano multidisciplinario de las organizaciones, y luego recién incorporar la tecnología para sacarle el máximo provecho en las áreas específicas que la requieran y solo ajustada a las necesidades, tal como lo ha comprobado la metodología OR-CA en empresas públicas y privadas en la última década.

 

NP: ¿Dónde están los principales problemas que están afectando la productividad de las empresas?

Los principales problemas son las barreras y creencias erróneas que existen. La primera de ellas es la creencia de que se requiere inyectar gran capital para mejorar la productividad. Según la experiencia que hemos acumulado en el mundo público y privado, no se requiere inversión intensiva para lograr el primer tramo del 30 a 50% de aumento de productividad, basta con mirar los procesos de negocio de las organizaciones.

Otra creencia equivocada que genera reticencia para avanzar en esta línea es que se requiere trabajar de más. En realidad, cuando uno es productivo trabaja menos y más eficientemente, usando los recursos de manera óptima y en los tiempos adecuados.

Junto a lo anterior, existe el mito de que solo la empresa se queda con la ganancia de la productividad. En realidad, en las organizaciones más productivas se aumentan los salarios y los trabajadores ganan más, con beneficios para la organización y para los accionistas.

El cuarto mito es que los chilenos somos poco productivos porque sacamos la vuelta. Sin embargo, hay baja productividad porque los procesos de negocios no se miran adecuadamente.

 

NP: ¿A las grandes empresas parece costarles mirar los procesos de negocios? Prima demasiado el enfoque productivo, siendo que hay tecnologías que ofrecen diversas oportunidades…

Efectivamente hay tecnologías, pero si no se acopla esa tecnología a los procesos de negocio de la empresa, se va a invertir más dinero y costará más dar el salto. Por eso, es mejor revisar los procesos para elegir la tecnología adecuada para cada necesidad, sacándole el máximo potencial.

 

PC: Otro mito instalado es que se requerirá menos mano de obra.

Ese mito se produce cuando la variable de crecimiento no está contemplada, porque si la empresa y el país se abre al crecer, se va a seguir requiriendo mano de obra. Frente a las oportunidades de crecimiento, no necesitas prescindir de nadie. Al contrario, se pone foco en ayudar a las personas a seguir desarrollándose aún más en su ámbito profesional. Con ese énfasis, las organizaciones que van evolucionando requieren más trabajadores de los que se tienen hoy y algo de tecnología robótica, con lo que producirán más, y podrán pagar mejor a sus equipos, que requerirán más capacitación y conocimiento específico. Ese es el mindset que tenemos que cambiar como país porque no hemos logrado eliminar las barreras. Se deben mirar las oportunidades de crecimiento, de mayor producción, pagando más a los trabajadores, siendo más productivo y teniendo mejor retorno para el país y para las empresas.

 

NP ¿Qué estamos haciendo mal como empresas y como país entonces?

La falla es que no se está ocupando la tecnología adecuada. Se le está dando poca importancia al conocimiento práctico que hay dentro de la organización, a los trabajadores de la empresa. Y el gran cambio de mindset que hemos visto es que al usar la metodología adecuada incorporas a todos los trabajadores a la solución, desde el gerente general a los operarios, tanto con una escucha horizontal, como dándoles espacio para que ejecuten, y así se logran capturas sustantivas en productividad.

 

PC. ¿Es importante dejar que los talentos florezcan y se desarrollen?

Efectivamente las empresas que aplican la metodología OR-CA se dan cuenta de que hay talento que ellos no habían visualizado. Este es un capital que colabora mirando el proceso desde el inicio, desde cómo se hace la extracción, cómo se procesa por hora, cómo se transporta y cómo se comercializa. Cuando se tienen equipos transversales mirando la cadena completa hay aumentos sustanciales de productividad.

Por ello, se requiere transitar desde un intervencionismo a una coacción y colaboración de los equipos, involucrándolos para cambiar la forma de operar. En nuestra experiencia, cuando las empresas logran entender que los trabajadores son la fuente de su beneficio y del conocimiento, esta práctica se instala en las compañías.

 

PC: ¿Esta práctica mejora también los sueldos de los trabajadores?

Está probado que al mejorar la productividad se produce una mayor captura de valor que permite el aumento de sueldos para retener el capital humano comprometido. Incluso permite bajar los precios de bienes y servicios, y mantener los niveles de rentabilidad para que se paguen los impuestos adecuados, y así responder a las demandas sociales.

 

NP: ¿Cómo usar la metodología para logra cambiar la cultura completa de la empresa, en los distintos estamentos?

Un gran agilizador para cambiar la cultura completa es cuando los trabajadores empiezan a mostrar los resultados, esa evidencia moviliza, lo que es transversal a todas las industrias. Se comienza a ver el norte en la captura de valor al tercer mes, cuando el proceso de negocio se va transformando de acuerdo a la propia cultura de la empresa, con los propios trabajadores.

Por todo lo anterior, debemos derribar estas falsas creencias y enfrentar el desafío país, que es subir la productividad en un 10% de aquí a 10 años. Es una meta sustantiva, alcanzable y realista, que depende de hacer bien la pega. Lo importante es que se realice de una forma metodológicamente legítima preocupándose de los procesos, para que sea sostenible, impulsando primero el cambio cultural, priorizando la revisión de los procesos junto a todos los estamentos de manera transversal y multidisciplinaria, y luego adoptando las tecnologías necesarias.

 

Escucha la conversación del primer bloque AQUÍ y del segundo bloque AQUÍ