Productividad como articulador de un nuevo contrato social

Podría pensarse que por la incertidumbre político social que enfrenta el país, el panorama para las empresas es del todo incierto. Contracción de inversiones, ralentización de ventas, creciente endeudamiento, menos caja e incertidumbres jurídicas, además de las brechas estructurales.

Así se ha visto en resultados financieros negativos presentados en la CMF y en aplazamientos de obras y construcciones. Ello se suma a la presión creciente de que las empresas y las personas de rentas más altas financien los costos sociales en Chile, lo que se advierte por cómo se han ido dando pasos para los retiros previsionales y la reforma tributaria.

Sin embargo, hay que hacer un esfuerzo esencial, compatibilizando el equilibrio económico y social, sin que se produzca un desacoplamiento mayor.  Una opción que toma preponderancia en el escenario descrito es ver la productividad de las empresas y organizaciones como pieza clave en la articulación de un nuevo contrato social. Esta cobra una importancia estratégica distinta y es probablemente “la” forma que no hemos encontrado como país para dar con las espaldas que demanda el desafiante contexto actual. 

Efectivamente es una punta de lanza para optimizar los rendimientos en beneficio no solo de las empresas, sino también, en beneficio de los mismos trabajadores, con aumentos de salarios, que sí pueden llegar a ser posibles.

Hay margen de mejora, sabiendo maniobrar correctamente. Por lo tanto, la productividad y el crecimiento empresarial siguen siendo la respuesta estratégica adecuada para mantener las operaciones con equilibrios económicos sanos.

Hay metodologías vigentes en el mercado que logran junto a los trabajadores aumentar la productividad física y financiera entre 20 y 40%, para salir del estancamiento y de manera sostenible, con los recursos actuales y el propio equipo humano. Los paises con mejores índices de productividad tienen también mejores índices de desigualdad, mirando el indicador GINI, y los salarios promedios de sus trabajadores. La productividad es un articulador de un nuevo contrato social. Está en nosotros hacer que eso sea una realidad.

Francisco Ortúzar

Socio de Orca Business Consulting

Texto Orignal en Cooperativa